fantasy-2925250_1280

Debemos convertirnos en llamas
vivas, procurando que nunca
más haya obscuridad en la Tierra.
Es necesario que nuestro amor
se transforme en esperanza y
alegría; hay tanto dolor
esperando por nosotros, tantas
lágrimas que enjugar, tanto
sufrimiento y, además tenemos
vergüenza de ser felices.
Olvida el intelecto y hazle
caso al corazón.
No lo oigo en ti.
Lo cierto es que sin eso,
la vida no tiene sentido.
Llegar al final del largo
viaje sin haber amado sería
como no haber vivido.
Todo el mundo te dice lo que
es mejor para ti. No
quieren que busques
respuestas sino que creas
las suyas.
Deja de coleccionar
información del exterior y
empieza a buscarla por ti
mismo en tu interior.

 e567y5

Vivimos en una era moderna,
una era cibernética en la que
el acceso a Internet acorta
todas las distancias.
Es una era en la que te enamoras
a través de una pantalla y tu
corazón se vuelve adicto a pasar
las horas en espera de que él
se conecte…
¡Cuánto se puede sufrir con una
relación de ese tipo! Sufres
porque sabes que no puedes sentir
la calidez de su piel, porque
no puedes sentir su respirar y
sobre todo porque no puedes
sentir el aliento de su boca
musitándote al oído lo mucho
que te ama.
La situación muchas veces se
vuelve obsesión, se vuelve
locura…
¿Y qué pasa cuando a pesar de
saber que se aman mutuamente,
deciden terminar con esa
relación a distancia?
¿Qué pasa cuando deciden que
ese amor no lleva a ninguna
parte?
Cuando dan fin a ese sentimiento,
dejándolo oculto en el fondo
del corazón, ¿quién sufre más
de los dos? ¿Quién lleva la
peor parte?
Si tienes un amor cibernético,
sólo vive el momento… y ama,
pero con cautela.
Ten los pies bien puestos sobre
la tierra, porque probablemente
no llegue a su fin deseado.
Aunque por otro lado, quién sabe,
siempre es posible que él venga
a ti y se cristalice esa relación…
y tengan un final feliz.